MUSICA




Un Grande de España y sus agasajos al Rey 

El Duque de Lerma, don Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, fue valido de Felipe III durante más de veinte años y una figura con fama de despilfarrador e intrigante, entre otros adjetivos, todos igual de edificantes. Sin embargo, fue un hombre apasionado por el arte. En 1601 el Duque ordenó reconstruir su pueblo haciendo construir iglesias, palacios y conventos dotándolos de organistas, cantores y ministreles. También hizo ampliar y reformar la famosa Iglesia Colegial de San Pedro en su Lerma natal.


El Duque fue anfitrión del rey en varas ocasiones organizando numerosos espectáculos para él y su corte. La última ocasión y, según parece, la más memorable tuvo lugar en Octubre de 1617. El rey y todo su séquito fueron obsequiados con dos semanas de eventos que incluían comedias, corridas de toros, fuegos artificiales y liturgias especiales. Uno de tales eventos fue el Traslado del Santísimo Sacramento a la Iglesia Colegial de San Pedro para su nueva consagración donde se cantaron las Primeras Vísperas durante una misa pontifical. Al día siguiente, se celebró una gran procesión que culminó con el canto del himno Pange lingua gloriosi y el servicio de la Salve después de las Segundas Vísperas donde se cantó, entre otros, el Salve Regina que representaba el momento central de la liturgia.

No extraña que haya sido McCreesh el protagonista de resucitar esta ocasión pues cuenta en su haber con varias reconstrucciones similares, todas grabadas para ARCHIV. Basándose en manuscritos, inventarios del archivo musical de la iglesia y crónicas de la corte, Paul McCreesh y su Gabrieli Consort han recreado estas celebraciones en su contexto histórico, es decir, en la propia Iglesia Colegial de San Pedro donde tuvo lugar la grabación que ahora nos ocupa. Para más datos sobre la figura del Duque, las fuentes, las corrientes interpretativas en los servicios religiosos de la época y las obras elegidas, léase el extenso pero interesantísimo artículo de Douglas Kirk incluido en el libreto del disco.


Música para el Duque de Lerma

Lo primero que sorprende es la variedad de obras y autores elegidos. El doble disco comprende obras polifónicas corales además de un buen número de antífonas, canto llano y piezas instrumentales. Tanta variedad que puede restar homogeneidad al disco y hacerle caer en una cierta dispersión, sirve para emular fielmente aquellos servicios religiosos que de haber sido así, demostrarían la riqueza e importancia que se daba a la música en las iglesias y catedrales españolas de la época*. Junto a compositores de la categoría de Guerrero y Victoria, tenemos otros como Alonso Lobo (no confundir con el portugués Duarte Lôbo), Mateo Romero, Juan de Urreda, Philippe Rogier, etc. 
Lugar de honor tendrían las obras para órgano de Cabezón y de Juan de Urreda interpretadas en los dos órganos de San Pedro de hermoso sonido, cálido y solemne a la vez, como se puede apreciar en los fabordones Tono II de Cabezón. El disco también recoge una de las tradiciones españolas más importantes de la época: elalternatim, es decir, canto llano alternado con un instrumento o grupo de instrumentos. En el caso de la obra de Cabezón, canto llano y órgano interpretados alternativamente, seguido después por otra pieza de Rogier que alterna canto llano con un intimista conjunto de violines a 5. Quizás la obra instrumental más interesante sea los fabordones a6/a4, tono VIII de Guerrero para cornetas tapadas, bajoncillos españoles (especialmente construidos para la grabación), bajones y flautas dulces. 

También destacaremos en el apartado instrumental las piezas de Rogier, Lobo y Urreda que conforman “La Procesión” y que suponen una bella muestra de la riqueza instrumental y sonora de los famosos ministreles españoles (conjunto de instrumentistas de viento formado por cornetas, sacabuches, chirimías, bajones y flautas dulces). Sin olvidar las breves piezas para arpa española doble interpretada con gusto y delicadeza por Siobhan Armstrong.


Además de varios motetes y el ya mencionado himno Pange Lingua, hay dos composiciones de Tomás Luis de Victoria que brillan con luz propia y que vienen a ser la parte central de cada uno de los servicios: el Salve Regina a 8 y el Magnificat a 12, tono VI .

Sin querer entrar en demasiados detalles, existen varias corrientes interpretativas en cuanto a música polifónica renacentista y de todas tenemos muestras en los diferentes conjuntos especializados que la cantan. Desde la más tradicional con coro de hombres y niños  pasando por coros mixtos de mujeres y hombres hasta coros formados únicamente por hombres con contratenores o falsetistas tomando las voces tiple como es el caso del Gabrieli Consort. Para esta grabación, 4 falsetistas, 3 tenores, 2 barítonos y 4 bajos, uno de ellos el lector o celebrante. También suele variar el número de voces que puede ir desde un nutrido número de coristas hasta una sola voz por parte.
Además, unos conjuntos cantan a capella mientras que otros deciden doblar las voces con instrumentos como se supone era costumbre entonces. Los instrumentos elegidos pueden variar también proporcionando un color y una atmósfera diferentes. Unas versiones pueden buscar una mayor autenticidad, ser más o menos solemnes, devocionales, íntimas o contemplativas. La elección final dependerá como siempre del criterio del director, muchos de los cuales han investigado por su cuenta las fuentes originales y su adaptación a los medios vocales y recursos interpretativos actuales..



En definitiva, todo un acontecimiento discográfico en el campo de la polifonía que nadie medianamente interesado en ella debiera dejar escapar. La presentación es de auténtico lujo con un cuidado libreto de más de ochenta páginas y una excelente reproducción del imponente retrato ecuestre del Duque de Lerma de Rubens (Museo del Prado, Madrid) con detalle interior del rostro en el que se puede apreciar la al mismo tiempo noble y sagaz mirada del Duque. Muy recomendable.

MÚSICA PARA EL DUQUE DE LERMA: obras de Cabezón, Guerrero, Lobo, Rogier, Romero, Urreda, Victoria, etc. Gabrieli Consort & Players. Paul McCreesh, director. ARCHIV PRODUKTION 471 694-2. 2 CDs.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El manuscrito encontrado 
El Códice de Lerma contiene música para ministriles, es decir, instrumentos. Fue copiado en España durante el último tercio del s.XVI, y perteneció a la Colegiata de Lerma (Burgos), donde  Don Francisco de Sandoval y Rojas, primer Duque de Lerma y valido de Felipe III, instaló en 1607 su capilla ducal. Actualmente el Códice es parte de la biblioteca de la Universidad de Utrecht (Holanda), donde se encuentra bajo la sigla Hs 3 L 16, y es accesible dese internet (aquí) 

La historia reciente del Códice se remonta a los años 50, cuando el profesor  Maarten A. Vente, conservador del Instituto de musicología en Utrecht, durante una visita a Lerma vio, en una esquina de la sacristía un gran libro de coro en muy mal estado. Unos años más tarde, en 1959, el  profesor Vente consiguió, sin dificultad, que la universidad holandesa lo comprase, salvándolo así de un mayor deterioro, y probablemente de su desaparición. 
Musica 
El Códice de Lerma es importante por varias razones. Primeramente, es uno de los pquísimos y más antiguos libros que existen para ministriles, es decir, de música para ensemble instrumental. Es además una inportante fuente de polifonía Franco-Flamenca, y atestigua y confirma la presencia y relevancia de este repertorio en la península ibérica. Contiene obras de Clemens non papa y de Cristóbal de Morales desconocidas hasta el momento, y que se habrían perdido para siempre de no estar copiadas el Códice. Finalmente, aunque la mayoría de las obras son transcripciones de obras vocales (madrigales, chansons, motetes) también posee un número importante de danzas instrumentales, algunos de los ejemplos más antiguos de música escrita específicamente para instrumentos (y no para voces, como era lo habitual) 

El compositor mejor representado es Lassus, con 45 obras; le siguen Gombert, Clemens non papa y Crecquillon. También hay algunos "hits" del renacimiento, como el madrigal Anchor che col partire, de Rore. Además del reprtorio Franco-Flamenco hay además también hay aun grupo de compositores italianos como Alessandro Striggio (padre) y los practicamente desconocidos  Giovan Leonardo Primavera y Jacopo Corfini. 


Ministriles
Normalmente, cuando un nuevo libro entraba a formar parte de la biblioteca de una iglesia, pasaba primero por las manos de los ministriles, que selccionaban y copiaban las piezas que consideraban más apropiadas para ellos.  Las piezas que aparecen en el Códice de Lerma, todas ellas sin texto, fueron sin duda copiadas para ellos. 

Hoy en dia sabemos que los ministriles tocaban normalmente como ensemble, separados de lo cantantes, pero que algunas veces, o a menudo, los instrumentos podían reforzar o reemplazar las voces. En las actas capitulares de algunas catedrales aparece especificamente la orden de algún instrumento de tocar regularmente con el coro. El caso del bajón es excepcional, ya que en muchos lugares, y hasta bien entrado el s. XVIII, tocaba regularmente con los cantantes. 


Fuentes:
Jaski, Bart "‘The Codex Lerma" Aug 2008
Douglas, Kirk "Churching the shawms in Renaiss

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada